icono-sumario Último festejo de la Feria de Otoño

Vídeo resumen de la última de Otoño I PLAZA 1linea-punteada-firma1

MUNDOTORO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

No hubo oscuridad, pero faltó luz. El duelo Bautista – Ureña con los cárdenos Adolfos, no engarzó con el broche de oro esperado una notable Feria de Otoño de tintes históricos, como la Puerta Grande de ayer de Perera, sin ir más lejos. Y eso que el mano a mano comenzó con buen pie, porque con su facilidad y elegancia, Bautista reflejó su gran temporada, y estuvo muy cerca de cortar una oreja del primero, en la faena de más poso y de más fundamento del festejo. Muy entregado y sin guardarse nada, Ureña firmó dos faenas de arrebato con un público venteño que le sigue siendo fiel. Con esos mimbres de dos toreros dispuestos, la llama de la emoción no terminó de prender, ni tampoco se terminaron de conjuntar los elementos en los toros siguientes (al primero), bien porque no embistieron, o porque otros parecieron a ojos del público tener más posibilidades de lo que vieron los toreros en sus manos. Y así el espectaculo no terminó de explotar…

Amplio de sienes el primero, veleto, casi cornipaso, sin perfil. Humilló y se metió por dentro de salida. Lo lanceó con suavidad Juan Bautista. El toro humilló y se empleó en el peto. Torero y mecido quite por delantales de Paco Ureña. El inicio de faena fue grande, con dos series con la mano derecha de insuperable naturalidad y elegancia, mecido el traje, relajada la figura, pero por el pitón izquierdo el toro enseñaba el peligro como en los tercios anteriores. Optó el torero por torear al natural con la derecha, sin la ayuda de la espada en un final igualmente de buena nota. Se llevó a los medios al toro para matarlo y después de una estocada arriba el descabello acalló una labor que tuvo fondo e importancia.

Más estrecho de sienes el tercero, veleto, con cuello. Se movió con agilidad en el capote de Bautista y luego en la muleta fue un toro para entender, pero no terminó de entregarse ni acabó de humillar. Le cogió el torero la altura, la distancia y la velocidad a la perfección y además se expresó con natural elegancia. Faena más para profesionales y aficionados que para el gran público, que no terminaron de calibrar la obra por la facilidad con la que dijo el toreo el francés. Su único debe, fueron los aceros.

Toro en tipo, de pitón vuelto, estrecho de sienes. Los que ven el trapío por los kilos que anuncia la tablilla lo protestaron de salida. Juan Bautista le dio celo echando abajo el capote y empujándolo para delante. Cumplió el toro en varas pero en la muleta, siendo pronto, no terminó de despegarse de los vuelos, repuso por ambos pitones. Bautista lo muleteó con solvencia, tapó las complicaciones del astado y lo despachó con habilidad.

Largo de viga, veleto, con generosa cuna el que hizo segundo, degollado de papada. Salió abanto, le dio celo Ureña andándole para atrás mientras se llevana el toro a los medios donde remató con una media que cerró un saludo muy aplaudido. Se arrancó de lejos el toro en el caballo, se empleó después en el primer encuentro pero en el siguiente salió suelto. El inicio de faena con la derecha tuvo limpieza y compás, pero luego pecó de quedarse muy encima en las series siguientes antes de echarse la muleta a la mano zurda en una serie expresivamente impredecible. Compás cerrado primero, luego abierto, incluso despatarrado. La faena perdió estructura entonces conjuntamente con la pérdida de finales del astado. Estuvo a punto de ser herido en las postrimerías. Saludó una ovación después de un aviso tras pinchazo y estocada.

Muy agresivo por delante, veleto y amplio pero fino y vareado. Humilló en el capote de Ureña y se dejó pegar en varas, sin excesiva codicia y en banderillas espera. Toro tardo y de recorrido escaso. Ureña se puso por ambos pitones, pero el lucimiento fue imposible.

Paliabierto el sexto, recortado, bajo. Humilló de salida, sin terminar de pasar del embroque. Se empleó el toro en el peto pero con un solo pitón. Muy bien picado por Juan Melgar. Cortó el toro en banderillas. Dificultoso. Toro obediente pero de medida raza. En la faena de Ureña hay algún muletazo suelto estimable pero no una serie ligada.

Hierro de Adolfo Martín - España Plaza de toros de Las Ventas. Último festejo de la Feria de Otoño. Lleno. Toros de Adolfo Martín, serios aunque desiguales de hechuras, bueno el primero por el pitón derecho, con complicaciones en mayor o menor medida los restantes. logo-mundotoro-fichas-crónicas
Juan Bautista, silencio, silencio y algunos pitos;
Paco Ureña
, ovación tras aviso, palmas y ovación tras aviso.