Cristian Blanco en el momento del percance I IVÁN GARCÍAlinea-punteada-firma1

SERGIO RECUERO > Madridlinea-pie-fotos-noticias

Cristian Blanco y Dani Rubio son la otra cara de la moneda del concurso de recortadores de Castellón del pasado domingo. Los dos actuaban en casa y no querían defraudar a su público que no les falló colgando el ‘no hay billetes’ en las taquillas. Los dos salieron por la puerta por la que ningun torero quiere salir y ahora, desde la habitación del Hospital de Castellón, cuentan los días para volver a la cara del toro en el próximo campeonato.

Dani Rubio, natural de Nules, estaba completando una fase de clasificación sobresaliente y muy empatada con Yasín Galas. En la última ronda se quiso jugar el todo por el todo y el toro le sorprendió: ‘Mi toro tenía mucha calidad, acudía muy bien a los cites y entraba a los engaños con el toque. En la última ronda quise arriesgar más marcando menos el engaño para poder acceder a la final, vino muy fuerte y me llevó de la pierna de delante’, con la que marcaba el quiebro ‘cambiado’.

El toro le propinó una paliza de varios segundos interminables que se saldó con una cornada de 14 centímetros en la pierna derecha y varetazos en barbilla y pecho, afortunadamente sin consecuencias más graves.

En la gran final a la que no pudo llegar Dani, fue el de la Vall d’Uixo el que se topó con la enfermería. Cristian era hasta el momento el vigente campeón del certamen, además de defender los titulos de Subcampeón de España y reciente Subcampeón de Fallas. Venía arrastrando una lesion en su rodilla provocada por una cogida la pasada semana en esa misma plaza, pero aún así nos reconocía: ‘No podía fallar a mi gente en la que considero mi plaza y fuí a darlo todo. El toro de la final nos lo puso muy dificil por los problemas evidentes de vision que padecía y pasó lo que nadie quiere que pase’.

Empezando la segunda ronda, tras comentar a la organización que el toro no era valido para la lidia y no acceder a sustituirlo, Cristian se puso en los medios y cito al astado: ‘En el quiebro el toro no venía fijo conmigo, venía por fuera y cuando marqué el engaño, se me vino encima y ya no pude escaparme’ comenta. Lleva una cornada en la pierna de 20 centímetros de la que se recupera favorablemente.

El cirujano les ha indicado a ambos que posiblemente el jueves puedan recibir el alta, aunque necesitarán unos 20 días para recuperarse totalmente de las heridad. Aún así Blanco espera estar listo para su próximo compromiso el día 8 de abril en Plasencia.

GALERÍA FOTOGRÁFICA DEL CONCURSO DE RECORTADORES